Entrevista a Delfina Carmona

Delfina Carmona. Buenos Aires, Argentina. 22/11/1987

Delfina es fotógrafa, directora de arte y creadora de contenido para redes sociales. 

De su trabajo, nos enganchó su alto grado de sensibilidad. 

El juego que realiza con las sombras, la luz natural, los colores (siempre vivos y muy potentes), así como la expresión corporal que siempre utiliza para transmitir movimiento y un mensaje que es Arte en sí mismo.

Cada fotografía es una pieza digna de enmarcar.

Instagram es una fuente inagotable de contenido (esto no es nada nuevo), y también es una herramienta muy útil para conocer nuevos artistas, corrientes de diseño, moda, tendencias, comida, lugares... y un sinfín de referencias que enriquecen.

Así fue como conocimos a @delfinacarmona y hoy tenemos la oportunidad de transmitir lo que hemos podido hablar con ella.

 

1_ Antes de comenzar, nos encantaría que nos contaras cómo llegaste a descubrir que el mundo de la fotografía es tu pasión y decidiste hacer de él tu fuente de trabajo. ¿Fue difícil dar el salto?

Lo visual siempre fue un gran elemento en mi vida, estuvo presente desde que tengo conocimiento o al menos desde que puedo recordarlo. Siempre me maravilló “la imagen”, en teatro, en cine, en fotografía, la posibilidad de crear escenas como modo de expresión sin necesitar las palabras. Y poder congelarlas por un instante para guardarlas para mí o compartirlas con otras personas se convirtió casi sin pensarlo en una necesidad esencial para mí. Me apasiona la posibilidad de crear con distintos elementos y objetos, también poner el cuerpo en función de transmitir una idea o pensamiento en un retrato o autorretrato. 

Siempre me maravilló “la imagen”, en teatro, en cine, en fotografía, la posibilidad de crear escenas como modo de expresión sin necesitar las palabras. 

Mi relación con la fotografía fue un amor que fue creciendo con los años, desde la adolescencia hasta el día de hoy y siento que todavía sigue creciendo mientras lo hago y me encuentro con nuevos desafíos. Creo que el salto entre “me gusta sacar fotos” y “trabajo sacando fotos (que encima es lo que más me gusta!)” es algo que se fue dando con mucho trabajo y dedicación, con mucha pasión y poniendo el foco en el hacer diario más que en la meta a la que quería llegar. Y lo demás fue dándose naturalmente.

2_El mundo artístico muestra mucha belleza pero esconde, también, una eterna lucha por poner en valor el trabajo que se realiza. ¿Qué valoras de tu trabajo y qué retos presenta?

Lo que valoro de mi trabajo y creo también del arte en general (y de la vida, por qué no?) es la honestidad. Valoro el trabajo honesto, conmigo misma y con los demás, el entendimiento, la sinceridad y la entrega. Todo lo que hago lo hago con mucha pasión y mucho despojo de prejuicios, con total libertad. Por eso aprendí con los años a hacerme valer por quién soy,  por lo que puedo ofrecer e intento que del otro lado, del lado receptor, haya una respuesta acorde a lo que mi trabajo implica y significa. Es muy difícil hoy en día poner valor a lo que un artista hace, hay muchas desigualdades, diferencias y falta de criterio en general como también diferentes arreglos según quién y cada cual. 

Seguramente lo mismo que yo haga haya gente que esté dispuesta a hacerlo por más dinero o por menos, como también hay zapatos de diferente valor para cada bolsillo y posibilidad. 

Lo importante es lograr llegar a tener conciencia personal de lo que cuesta el propio trabajo, el propio proceso y ser fiel a eso.

Creo que los artistas estamos un poco más despiertos que antes y no nos dejamos engañar fácilmente por el mercado tampoco.

Fotografía de @delfinacarmona 

 

3_ Si algo caracteriza tu fotografía y expresión artística es el juego con las luces y las sombras, convirtiéndose en tu seña de identidad.

¿Qué te llevó a hacer de estos recursos un must en tu trabajo?

Siempre me gustó mucho la fotografía con luz natural, pero al comienzo trabajaba con una luz mucho más pareja y menos contrastada. Las escenas de mis primeras imágenes eran incluso más desaturadas y con colores ocres o menos vívidos. Hasta que un día comencé a enamorarme del sol y sus posibilidades. Creo que esto tiene mucho que ver con mi hogar y el espacio en el que vivo porque es muy luminoso, también con lo soleada que es la ciudad. Un día empecé a observar y estudiar su contacto con los objetos, su calidez a la hora de editar luego las imágenes, su dureza en algunos horarios del día y la posibilidad de filtrarlo y canalizarlo para ablandarlo un poco. Empecé a jugar con mi propia sombra, con las sombras que proyecta un objeto en un espacio, comencé a percibir la vibración que tiene este tipo de luz en el ojo de quién observa y su forma de reflejar y dar protagonismo al gran espectro de colores, etc. Y ahí nació una relación para siempre, creo yo. Me sigue gustando mucho la luz pareja e incluso me gusta muchísimo la luz artificial y nocturna de colores para trabajar, pero el amor con las luces y las sombras del sol es incomparable.

Fotografía de @delfinacarmona

4_ La expresión corporal también está presente. En ocasiones, nos recuerda al mundo de la danza. ¿Qué supone para ti la introducción del cuerpo en tus fotografías?

Uf, el cuerpo es un canal de expresión muy importante para mi y también una fuente de inspiración y admiración en su totalidad. Me maravilla la figura humana. Nunca fui una persona obsesionada con el deporte o la figura pero siempre me fascinaron las posibilidades de movimiento que plantea la danza, la expresión corporal, etc. Mi hermana menor es bailarina y mucho de esto creo que surgió de observarla moverse. Hoy en día tomo muchas fotografías con ella cuando quiero aprovechar el recurso gestual que ella propone. Las manos también siempre están muy presentes en mi fotografía y también el extrañamiento en las posturas, las torsiones, el hecho de mostrar alguna parte y esconder otra, intentando construir pequeñas danzas visuales silenciosas para poder con eso contar algo, transmitir algún mensaje o sensación. 

5_ Eres el claro ejemplo de que el Arte no conoce fronteras, puesto que tienes un amplio espectro de público español que te sigue en redes sociales, conoce tu trabajo y se hace eco de tu contenido.

¿Qué papel juegan, en la actualidad, las redes sociales en tu trabajo?

Las redes sociales ayudaron muchísimo en la difusión de mi trabajo y en el de muchos artistas que admiro muchísimo de mi generación. Creo que gracias a plataformas como Instagram podemos dar a conocer nuestra obra y llegar a lugares impensados anteriormente porque tenemos mucha más visibilidad que en el pasado.

En lo personal creo que me abrió muchísimas puertas y me hizo crecer y me generó grandes oportunidades en lo personal y laboral. 

Por eso creo que las redes sociales son nuestro CV de hoy en día, es nuestra carta de presentación, donde mostramos todo lo que hacemos y si las usamos sabiamente pueden ayudarnos y retribuirnos mucho del tiempo que nosotros depositamos creando también.

Ver esta publicación en Instagram

In the mood for spring. ✨💐✨

Una publicación compartida de Delfi Carmona (@delfinacarmona) el

 

6_¿Hay algún encargo o trabajo que te haya hecho especial ilusión? ¿Podrías hablarnos acerca de él?

Uno de los trabajos más recientes que hice y que disfrute realmente muchísimo fue uno que surgió a través de la agencia Fisheye en París y fue para una marca de champagne francesa muy conocida y muy antigua que se llama Ruinart. Lo maravilloso de la experiencia fue que previo a crear el contenido fotográfico requerido por la marca y a modo de brief, tuve que viajar junto con otros dos artistas que participarían también del trabajo y a quienes admiro por lo que hacen a visitar la región de Reims en Francia durante dos días y además de alojarnos en un lugar precioso, caminar por viñedos, comer riquísimo y beber delicioso champagne pudimos conocernos entre nosotros y conocer la región, la casa donde sucede y se crea toda la magia, la fábrica, el lugar donde se almacenan las botellas, etc. Creo que ese tipo de experiencias enriquecen muchísimo el trabajo del artista ya que todos nos fuimos de allí completamente inspirados por la experiencia y con ganas de plasmar todo eso que habíamos vivencias en nuestras imágenes. 

En el arte todo tiene algo de caos y locura, claro! Pero es es lo rico de todo el juego, el jugo de la cuestión y yo siempre estoy dispuesta a entregarme sin miedo a ello.

7_ De sobra es sabido que el proceso creativo puede derivar en completa locura. Es de las partes más complicadas, el germen del cual surge todo.

¿Qué te suele inspirar o qué metodología de trabajo sueles utilizar a la hora de desarrollar un encargo para una marca o un proyecto propio?

Soy una persona muy activa y muy inquieta y ansiosa en general. Siempre me estoy obligando a crear algo nuevo y por lo general saco fotos nuevas casi todos los días de mi vida. Es un ejercicio que adquirí con el tiempo y que me mantiene viva y me recarga de energía. Si tengo que crear imágenes para mí, algunas veces trato de inspirarme a partir de la luz con la que quiero trabajar y a partir de eso empezar a buscar elementos, pensar si va a ser una composición y entonces me fijo que cosas quiero utilizar, o si va a ser un autorretrato como voy a vestir, que pose voy a realizar, que quiero transmitir. O muchas veces parto de una imagen que ya formule en mi cabeza y digo “ok, sí, quiero hacer esto” y entonces solo tengo que reproducirla en el espacio. Otras veces simplemente quiero hacer algo y no tengo idea sobre qué quiero trabajar pero empiezo a probar cosas porque sí, por hacer algo, y entonces en el hacer algo nuevo surge. 

Cuando trabajo con marcas quizás el proceso es diferente porque al tener un producto o un elemento del cual partir es más fácil que todo el universo se acomode alrededor de eso que tengo que fotografiar y la idea parte del producto en sí mismo.

En el arte todo tiene algo de caos y locura, claro! Pero es es lo rico de todo el juego, el jugo de la cuestión y yo siempre estoy dispuesta a entregarme sin miedo a ello.

  Fotografía de @delfinacarmona 

 

8_ ¿Qué aspiraciones o logros consideras/quieres desbloquear?

No sé si es una aspiración o logro pero sí es algo que vengo pensando y queriendo hace bastante tiempo.

Este año estoy atravesando un proceso bastante grande que implica el desarraigo transitorio o no de Argentina, el país donde nací y crecí desde entonces. 

Estoy planeando tomar un vuelo en Junio y radicarme por tiempo indeterminado en Europa, en principio en la ciudad de Berlin donde viven otros amigos argentinos también y después ya veremos que dirá el destino, pero creo que es un paso que debo dar para poder seguir creciendo en mi trabajo y en mi profesión.

Siento que es hora de cambiar de espacio, de aire, de perspectiva, de inspiración. Es algo bastante intenso porque siento que voy a extrañar muchísimas cosas de aquí y de alguna manera lo vivo como un pequeño duelo de muchas cosas, pero tengo ganas de lanzarme al abismo de lo desconocido y ver que nuevas cosas pueden sorprenderme y que puedo hacer allí con toda esa incertidumbre.   

9_ Nos llama mucho la atención los colores que utilizas y la fuerza de los mismos. Azul, rojo y amarillo. Una paleta primaria de colores a los que sacas todo el partido.

¿Qué dicen de ti estos colores?

Son mis colores preferidos, son energía pura y me gusta muchísimo trabajar con ellos. Amo el brillo que tienen, la potencia, la fuerza. Me gusta utilizarlos por separado o componer con todos ellos juntos. Me gustan en objetos, en indumentaria, en espacios, en pintura. 

Creo que el rojo habla de mis ganas insaciables de crear, de la energía que tengo, de lo salvaje, de mi lado femenino más profundo. El amarillo es un canal del pensamiento, es la luz, me estabiliza, me sostiene, me ayuda a visualizar y a pensar con claridad, a luego manifestar. El azul es mi lado más emocional, la oscuridad, la sombra, el lado silencioso que me habita. 

 

  Fotografía de @delfinacarmona

 

10 _ En The Living City (nuestra nueva colección) hablamos de la importancia de explorar, descubrir y disfrutar la ciudad (tanto la cotidiana como lugares desconocidos).

Hacer propios algunos espacios por los recuerdos que albergamos de cada uno de ellos.

Nos gustaría que nos contaras qué tres rincones/espacios/lugares favoritos (de cualquier ciudad) son especiales para ti y por qué (¡si es confesable!)

  • Mi casa en Buenos Aires: Es hogar donde vivimos con Momo y nuestra gatita Cley pero además es un espacio creativo y de exploración y  conexión personal. Muchas ideas para mis fotos surgen ahi e incluso son el escenario perfecto para fotografiarlas. 
  • Cefalú en Italia. Porque simplemente allí me sentí como la protagonista de una película o de una novela. Fue mi primer contacto con Italia y si bien luego de estar allí conocí muchísimos lugares maravillosos dentro del país creo que ese me impactó profundamente. En un mismo atardecer en la playa pude presenciar un rodaje de una película basada en los años 6os con todos sus actores caracterizados de ese modo y fue como viajar en el tiempo, también a pocos metros podías ver una boda y más allá un cortejo funebre.  Todo al mismo tiempo! Todo tiene algo de cinematográfico, de maravilloso y mágico, de surreal. 
  • París en su totalidad, cualquiera de sus calles y rincones, el Sena, las caminatas por la orilla, las charlas, las botellas de vino rosado mientras cae el sol, un concierto mágico en la Òpera. No tengo un solo recuerdo de todas mis vivencias en París que no haya sido especial y hermoso para mí.

11_ Por último, las preguntas de rigor:

¿Una mujer que te inspire? 

Me inspira LA MUJER en general, lo femenino, la lucha feminista de todas las mujeres, las conocidas  de antaño, las nuevas voces y las que pelean a diario desde el anonimato para construir un mundo más igualitario y más justo para todas nosotras. 

¿Tu guilty pleasure?
Las películas románticas.

Si tuvieras que escuchar un disco para el resto de tu vida, ¿con cuál te quedarías?
In Rainbows de Radiohead o cualquier otro de sus discos… ok, menos Pablo Honey  :)