8 Tips para que tus zapatos duren más tiempo

Los zapatos de mujer Made in Spain de Bryan te acompañarán tanto como los cuides. Tener un zapato de calidad es como tener un tesoro, pasarán las temporadas y seguirán siendo tus favoritos. 

Queremos que os duren mucho tiempo por eso os damos unos tips para cuidar de vuestros Bryan y que sigan como el primer día.

1. ¿Hay que hidratar nuestros zapatos de piel?

La respuesta es: depende. Depende del tipo del piel de que se trate. En Bryan contamos con diferentes pieles. Os contamos cuáles podéis hidratar y cuáles no.

La piel curtida, que es la que más utilizamos en nuestras botas y botines de mujer, al igual que nuestra piel, debe ser hidratada para que no se agriete y mantenerla brillante y bonita. Este tipo de piel la encontramos en modelos como Eve o Vilanelle en color negro. 

Una novedad esta temporada ha sido la piel estilo vintage. La podemos ver tanto en marrón como en negro. La piel vintage en negro podéis hidratarla para mantenerla siempre perfecta.

En marrón al tener diferentes tonalidades no debemos aplicar ningún tipo de crema o betún ya que podríamos perder ese efecto tan bonito que la caracteriza. 

2. ¿Cómo evitar que pierdan su forma?

Todas nuestras botas y botines de mujer una vez fabricados los rellenamos de papel y los guardamos en su caja para enviároslos. Con esto conseguimos que cuando recibís vuestros zapatos de Bryan estén perfectos y no pierdan su forma.

Siempre tendemos a tirar ese papel que va dentro de nuestra bota y nos molesta para probárnosla. El mejor tip que os podemos dar es que lo conservéis, y que cada vez que os las quitéis volváis a colocárselo. 

Así conseguiréis que vuestra bota siempre esté perfecta y no se deforme. Ya que invertimos en calidad, cuidémosla.

3. La limpieza es imprescindible

La limpieza y la apariencia del calzado de toda persona habla mucho de la personalidad de quien los lleva. Tener un calzado impecable es higiene.

Depende del uso que se haga del zapato de mujer, deberá limpiarse con una frecuencia u otra. La frecuencia es tan importante como el producto con el que limpiarlo.

Si tenemos dudas por el tipo de piel, lo mejor es acudir a una persona experta en el cuidado de zapatos.

4. Evitar malos olores en tus zapatos es muy sencillo

Los zapatos de piel forman parte obligada del fondo de armario de cualquier persona. Este tipo de material es perfecto para los zapatos de batalla, para los del día a día.

Si después de usar nuestros zapatos de mujer favoritos colocamos bolas de papel limpio, el papel absorberá la humedad del zapato, tanto la producida por la sudoración natural del pie como la humedad ambiental.

La humedad junto con una mala higiene es la causante del mal olor de nuestros zapatos. Si acabamos con ella a diario evitaremos que huelan mal.

5. Cepillar los zapatos

Las botas favoritas de Bryan tienen algo en común, son de color camel y con piel de serraje. Una de las pieles más bonitas y que más hay que cuidar. 

No podemos hidratarlas ni mojarlas pero no por eso tenemos que olvidarnos de su mantenimiento. 

Para el cuidado de Jandra o Valentina, siempre recomendamos cepillarlas suavemente con una esponja o cepillo que no arañe la piel, siempre en la misma dirección y sin aplicar ningún tipo de producto. Con el cepillado logramos mover el pelo y difuminar pequeñas manchitas.

6. Conservación: Cambiar cordoneras, plantillas...

Alargar la vida útil de tus zapatos cambiando materiales que se van desgastando o estropeando es clave para conservarlos durante años. 

Y es que si una cremallera se rompe, no hay que comprar unos zapatos nuevos, hay que ponerle una nueva. Si una plantilla se desgasta, no hay que olvidarlos en el fondo de nuestro armario, hay que reponerla.

Son pequeñas actuaciones que no suponen un gran esfuerzo y que significan alargar la vida de nuestros zapatos.

No tenemos que olvidarnos que un zapato es todo, desde la suela hasta los cordones y por lo tanto hay que cuidar cada una de sus partes.

 

7. Guardarlos tras cada temporada

Cuando termina cada temporada y guardamos cuidadosamente toda nuestra ropa no podemos olvidarnos de hacer lo mismo con los zapatos. Estos son los que más sufren temporada tras temporada.

Tenemos que evitar factores como la humedad, la luz y el polvo ya que pueden generar daños en la piel como grietas y decoloración.

Una buena opción, si dispones de espacio suficiente, es meterlos dentro de su bolsita de tela y guardarlos en su propia caja de Bryan.

8. Consultar con zapateros expertos

Los trucos caseros para arreglar pequeñas cosas están geniales, pero cuando se trata de un calzado de calidad que queremos que perdure en el tiempo, no valen ciertas cosas.

Un super glue, no pega TODO, ni debemos aplicarlo a nuestro calzado, ya que podemos estropearlo aún más. A veces, la solución a un problema puede ser muy simple para un zapatero y con una mala acción nuestra podemos entorpecer su trabajo. 

Ante cualquier duda os recomendamos que os pongáis en manos de expertos que sabrán cómo ayudaros a mantener perfectos vuestros zapatos. 

 

Para más consejos sobre limpieza y mantenimiento podéis visitar nuestro blog "Cómo limpiar tus botas de piel" donde os contamos con más detalle sobre algunos de los modelos favoritos en Bryan.