ROBAR LA ROPA A TU MADRE TAMBIÉN ES COSA DE FAMOSAS

Lily Rose es la encarnación de la generación millenial.
Hija de Johnny Depp y Vanessa Paradis, a sus 19 años ha conseguido ser musa de Chanel y desvincularse del apellido de sus padres en pro de labrar su propio camino.

Lily es de esas mujeres que respiran estilo y encanto propio. Viste cualquier prenda básica y la llena de personalidad.
Ella, como tantas otras de nosotras hacemos o hemos hecho alguna vez, también echa mano del armario de su madre. Y es que ¿quién no se ha visto tentada nunca a meter mano a ese tesoro de armario vintage? ¿A esa recámara de reliquias que siempre guardan nuestras madres y abuelas?

Vanessa también fue inspiración para la moda desde bien joven, al igual que su hija. Ver a las dos compartiendo estilismos es emocionante y consigue que nos sintamos identificadas con ellas.
Estas son algunas de las fotos que ilustran esta "cesión de poderes":